Vince Gilligan: “Me molesta que los dientes de Jesse Pinkman sean tan bonitos” (Serielizados Fest)

No estamos seguros de si todavía vivimos la edad de oro de las series televisivas, pero la potencia de esta industria se demuestra en su inclusión en festivales cinematográficos e incluso la creación de eventos especializados en ficción para la pequeña pantalla. Serielizados ha llegado este año a su quinta edición, y ha contado como estrella indiscutible con la presencia de Vince Gilligan, el creador de Breaking BadEstuvimos su charla con Toni Garcia Ramón y destacamos las reflexiones más interesantes que Gilligan expresó en el evento.

Foto de cabecera: Xavier Torres-Bachetta.

El nacimiento de un guionista: Vince Gilligan en Expediente X 

Aaron Paul hizo un cameo en Expediente X.
Aaron Paul hizo un cameo en Expediente X.

Yo era un fan de Expediente X antes de trabajar en la serie. La veía desde septiembre de 1993, cuando se estrenó en la Fox. Me gustó desde los primeros diez minutos. Afortunadamente después conseguí un trabajo como guionista en la serie. Creo que la clave era la química entre David Duchovny y Gillian Anderson. Eran tan buenos juntos, se respetaban, se querían… los personajes, no los actores (risas). Y la serie era divertida, me gustó mucho trabajar en ella.

Los inicios de Breaking Bad: cero expectativas

Cuando presenté por primera vez Breaking Bad a dos ejecutivos de Sony Television yo estaba entusiasmado, y veía que sus caras estaban cada vez más horrorizadas. Pero al final lo compraron, y sus jefes, los jefazos de Sony, les dijeron “es la peor idea que hemos oído nunca para una serie, pero parecéis tan entusiasmados… podéis hacerlo, al fin y al cabo es vuestra carrera” (risas).

Al principio mis expectativas eran nulas. En esa primera reunión me di cuenta de que hablaba de un personaje que se muere de cáncer, que ya es algo deprimente, y que cocina cristal… Sabes que en el negocio de la televisión primero vendes la idea, y después haces el piloto, y entonces deciden si van a hacer más episodios… Es como una carrera de obstáculos, y yo me sorprendía mucho cada vez que saltábamos cada valla. Siempre pensaba que iba a ser la última, porque era demasiado loco, depresivo y diferente. Yo solo pensaba que haría el piloto y lo podría utilizar en el currículum, como carta de presentación para mi siguiente trabajo.

Anuncio de la premiere de Breaking Bad
Anuncio de la premiere de Breaking Bad

Al final de la primera temporada Bryan Cranston ganó el Emmy al mejor actor, y eso me sorprendió mucho. No porque pensara que no lo merecía, que lo merecía totalmente, sino porque no pensaba que suficiente gente viera la serie como para que lo ganase. Supongo que en ese momento me di cuenta de que la serie podía ser grande.

El casting

Nunca pensé en nadie más que en Bryan Cranston para Breaking Bad. Existe la leyenda de que Matthew Broderick iba a hacerlo… pobre hombre… bueno, él tiene una carrera maravillosa, pero la gente sigue diciendo que estuvo a punto de ser Walter White. Pero en mi cabeza siempre fue Bryan Cranston. Tuve la suerte de trabajar con él en Expediente X. En un episodio pasaba una hora con David Duchovny, los dentro de un coche. Y era tan bueno que pensé que tenía que volver a trabajar con él en el futuro.

Bryan Cranston en Expediente X
Bryan Cranston en un episodio de Expediente X.

La serie no hubiera tenido tanto éxito y yo no estaría ahora en España hablando sobre ella si Bryan Cranston no hubiera interpretado el papel principal. Estuvo espléndido. Aportó mucho al personaje. Lo hizo de una manera que nadie más podría haberlo hecho.

Walter White en calzoncillos

Me gusta mucho Breaking Bad, pero me alegro de no tener que escribir más para ese personaje, porque es tan oscuro… Al principio no tanto, pero después es un personaje muy oscuro como para tenerlo metido dentro de tu cabeza. Bryan Cranston después dijo que fue maravilloso quitarse el personaje de encima, como un abrigo pesado, y liberarse, porque era un sitio muy oscuro donde estar. Al final fue un alivio no tener que escribir más para ese personaje. 

Heisenberg, malo malísimo.
Heisenberg, malo malísimo.

Los Soprano y The Shield hicieron posible Breaking Bad. No hubiéramos podido crear un personaje tan desagradable como Walter White si no hubiera existido un Tony Soprano, un Vic Mackey. Tuvimos mucha suerte de que esas series ya existían.

Creo que gran parte de la culpa de que la gente conectara tanto con la serie es de Bryan Cranston y el resto de actores. La gran química con Aaron Paul. Hicieron esos personajes humanos y creíbles. Walter White hace cosas terribles, especialmente a medida que la serie avanza, y a pesar de todo la gente lo apoya. No queríamos eso cuando escribíamos. No queríamos que la gente dejara de ver la serie, pero tampoco nos parábamos a pensar que teníamos que hacerlo agradable. El actor lo hizo. No sé cómo lo hizo. Fue magia. No creo que nadie más lo hubiera podido hacer. A la gente le gustan las historias de los perdedores, la historia de gente que son víctimas, pero no quieren serlo y luchan por resolver sus problemas… Walter White hace muchas cosas terribles, pero es un perdedor y a la gente le gusta eso. 

Walter White, un caballero de gustos clásicos.
Walter White, un caballero de gustos clásicos.

Bryan Cranston fue muy valiente como actor, nunca le preocupó quedar mal, ya fuera físicamente o como personaje. Uno de los primeros días de rodaje, en el piloto, estábamos grabando la escena cuando cocina metanfetaminas en calzoncillos en la caravana. Y como director no me gusta pedirle a los actores cosas que yo no haría. Y yo no iría por ahí en calzoncillos delante de un montón de gente en medio del desierto, y además hacia frío. Y fui a su caravana y le pregunté cómo estaba y me dijo que genial. Le pregunté si le parecía bien el vestuario, si se sentía cómodo. Me dijo que no, que estaba muy incómodo, pero que no quería llevar otra cosa, que dejara de preocuparme, que era su trabajo, que era lo que el personaje necesitaba en ese momento.

Nuevo México, un personaje más

El paisaje de Nuevo México en Breaking Bad.
El paisaje de Nuevo México en Breaking Bad.

Rodamos en el desierto del suroeste, en Nuevo México. Yo escribí Breaking Bad para que tuviera lugar en Los Angeles. Y entonces alguien de producción me preguntó que qué me parecería rodar en Nuevo México en lugar de Los Ángeles porque el estado de Nuevo México quería promocionar los rodajes y que eso significaría más dinero para la serie. Y como no afectaba a la historia, porque la triste verdad es que el problema de la metanfetaminas está en todos los Estados Unidos, no había motivo para mantener la historia en Los Angeles. Fuimos a Nuevo México estrictamente por cuestiones financieras. Pero es un paisaje precioso, el desierto, cielos eternos… Albuquerque y Nuevo México acabaron siendo un personaje del show. Le dieron un aire de western. Me encantan los westerns pero no pensaba en la serie con un western. El paisaje es muy cinematográfico y mortífero.

Todo lo que quiso saber sobre la metanfetamina y nunca se había atrevido a preguntar

Nunca he probado la metanfetamina. No creo que como actores o escritores tengamos que hacerlo. Creo que para un escritor o un actor cuanto más sabes de la vida mejor eres. Pero hacer algo tan autodestructivo… no creo que haga falta para hacerlo más auténtico. No, gracias.

No es magia. ¡Es ciencia!
No es magia. ¡Es ciencia!

Tuvimos mucha ayuda técnica en muchos temas. La oficina federal de drogas nos mandó uno de sus químicos que nos cocinó metanfetaminas y grabó en video todo el proceso para que pudiéramos imitarlo bien. Estaba conmigo en el set cuando dirigía mi primer episodio. También ayudó al diseñador de producción a hacer el laboratorio de forma que pareciera real.

Un par de ex camellos y ex drogadictos hablaron con Aaron Paul sobre su experiencia con las drogas. Intentamos hacerlo lo más real posible.

Técnicas de guión: “Nos halagan por haber hecho cosas que no hicimos”

Bryan Cranston y Vince Gilligan en el rodaje de Breaking Bad.
Bryan Cranston y Vince Gilligan en el rodaje de Breaking Bad.

Una de las cosas más difíciles fue saber cómo fragmentar la información. Sabíamos que la serie no podía durar para siempre. A quién no le gustaría haber escrito Los Simpson, que duran 25 temporadas, pero Breaking Bad no podía durar para siempre. Como escritor es un gran problema: ¿es este episodio demasiado pronto para que Walter empiece a ser malo? Un ejemplo es en la segunda temporada, cuando la novia de Jesse Pinkman muere y Walter White está presente y no hace nada por evitarlo. Me preguntaron si no era demasiado pronto, pero es que no sabía cuánto tiempo nos quedaba. Tienes que guiarte por la intuición. En televisión trabajamos muy rápido, hacemos una temporada en pocas semanas. Hay que darle a los escritores tanto tiempo como sea posible. Aunque cueste dinero, dar tiempo para pensar hace la serie mucho mejor. 

AMC y Sony nos regalaron tiempo, que es mejor que dinero. Y durante ese tiempo pensamos diferentes versiones del final. Teníamos una idea de que Walter White al final sería el único que sobreviviría, hasta su familia moría. Al principio pensamos que era irónico. Por supuesto es una mierda (risas). 

Bryan Cranston, Aaron Paul y Vince Gilligan.
Bryan Cranston, Aaron Paul y Vince Gilligan.

Normalmente en un drama coral tienes diferentes personajes y tienes la historia más importante, y otra más pequeña, y otra más pequeña… Para bien o para mal, cuando llegué a Breaking Bad yo no sabía nada de eso, porque Expediente X se basaba en Mulder y Scully. Breaking Bad es la historia de Walter White. Todo, lo más posible, en los 62 episodios, es una serie vista a través de los ojos del personaje principal. Figurativamente, no literalmente.

Nos halagan por haber hecho cosas que no hicimos. La pregunta era siempre: en este momento, ¿qué quiere Walter White?. A veces era fácil, quiere escapar, pero a veces era más difícil. Qué había entre él y su objetivo. Las termitas construyen esculturas, pero no son conscientes de lo que están haciendo, simplemente acaba pasando. Por ejemplo, nos halagan porque hay un personaje al que le gusta el poeta Walt Whitman, que tiene las mismas iniciales que Walter White, pero no lo hicimos a propósito. Cuando miramos atrás vimos que lo podíamos usar de alguna manera, pero no lo hicimos a propósito.

Jesse Pinkman y la creación orgánica

Walter White y Jesse Pinkman, pareja clásica de la televisión.
Walter White y Jesse Pinkman, pareja clásica de la televisión.

Otro buen ejemplo de que no sabíamos donde íbamos. Al final la serie fue la historia de Walter White y Jesse Pinkman, pero al principio Jesse Pinkman era solo un ex alumno de Walter White que era un criminal y que era una puerta de entrada al mundo criminal para Walter White: Pero al final de esa primera temporada iba a morir aseisnado de una manera terrible. Y Walt lo vería en la tele, rodeado de su familia, y no podría reaccionar delante de su mujer y sus hijos, tendría que mantener cara de póker y se sentiría muy culpable y buscaría venganza. Y eso tiraría de la historia en la temporada 2. Pero al cabo de uno o dos episodios los guionistas vimos que estaríamos locos si lo matásemos. Es la química con la que sueñas, el desagrado del uno por el otro es delicioso, como Laurel y Hardy. Es bueno no saber dónde vas a veces. Si hubiera sido demasiado rígido hubiera sido una idea terrible. Mientras avances de una manera orgánica puedes ser más libre y estar dispuesto a descubrir una idea buena o una mejor. 

Skyler, la mujer más odiada de la televisión

Anna Gunn es Skyler, el personaje más incomprensiblemente odiado del universo Breaking Bad.
Anna Gunn es Skyler, el personaje más incomprensiblemente odiado del universo Breaking Bad.

Fue una gran sorpresa que el personaje más odiado fuera Skyler, la mujer de Walt. Es lo que más me sorprendió., a parte del éxito de la serie (risas). Ella es excepcionalmente inteligente, tiene un gran sentido del humor. Pensábamos que Skyler no se enteraría de la doble vida de su marido hasta el final de la serie, quizás nunca llegaría a enterarse. Pero vimos que la audiencia no lo encontraría creíble. 

Gus Fring, supervillano

Gus Fring era el más listo de la serie. Era más listo que Walter White, pero solo podía quedar uno. Y tenía que ser Walt. El actor era maravilloso. Giancarlo Esposito es una persona maravillosa, pero el personaje es muy frío y da miedo. Le encantó el personaje, porque era tan diferente… Tuve la suerte de dirigir la escena de su muerte. Hay una gran explosión y después sale andando y piensas que es un robot. No estaba pensando en Terminator (risas). Acababa de leer un libro sobre la vida de Jack Parsons, un científico espacial que ayudó a crear el motor a reacción y que también trabajó en Hollywood. Durante los años 40 trabajaba en efectos especiales y explosiones. Y un paquete de explosivos le voló la cara, pero desgraciadamente vivió horas agonizando antes de morir. Se me ocurrió utilizarlo para la muerte de Gus Fring. 

Hicimos 19 tomas del plano en el que Giancarlo Esposito salía de la habitación y caía al suelo de cara. Había una extra que no era profesional y tenía que verlo y salir corriendo…  y tuvimos que hacer 19 tomas. 

Poniendo punto y final a Walter White

Lo único que sabía era que quería acabarlo antes de que la gente se cansara de la serie. Que era algo que ya nos había pasado con Expediente X. Había gente diciendo “me solía gustar esta serie, pero ya no la veo…”

Sony y AMC invirtieron mucho, y cuando la serie tuvo éxito no querían que acabase, porque estaban empezando a ganar dinero. Pero les dije que me gustaría que no durara demasiado porque no quería que la gente acabase cogiéndole manía. Y tengo que decir que fueron muy comprensivos. Porque si me pongo en su lugar pensaría que por qué había que terminar entonces cuando la serie estaba haciendo dinero. Pero fueron muy comprensivos y lo agradezco.

Bryan Cranston como Walter White.
Bryan Cranston como Walter White.

Tenía miedo. Tenía que acabar la serie y no quería decepcionar al público. Encontrar el final adecuado. Durante mucho tiempo estuvimos pensando en por qué a la gente le gustaba la serie. Al final decidimos que parecía que gustaban mucho las sorpresas, los giros en el guión, sorpresas que no te esperas… y decidimos acabar con una gran sorpresa. El final tenía que ser sorprendente. Estuvimos encallados ahí durante meses. Pero al final decidimos que al final a lo mejor no tenía que haber una Gran Sorpresa, que simplemente podía ser un final satisfactorio. Al final simplemente quisimos dejar a la audiencia satisfecha.

Qué cambiaría de Breaking Bad

No cambiaría muchas cosas. Me molesta que los dientes de Jessee Pinkman sean tan bonitos. Aaron es un chico muy guapo, y tiene unos dientes perfectos. Y el personaje fumaba un montón de metanfetamina y hierba, pero tiene los dientes perfectos (risas).

Los dientes de Jesse Pinkman.
Los dientes de Jesse Pinkman.

También me da mucha vergüenza, y creo que este es el lugar adecuado para decirlo, que en al menos dos episodios, como forma de respeto, uno de los personajes se refería a Héctor Salamanca como Don Salamanca en lugar de como Don Héctor.

El éxito y lo que viene después

Nunca había tenido un éxito así en mi carrera, en mi vida, y cuando se estaba acabando Breaking Bad la gente me preguntaba qué iba a hacer a continuación ahora que ya había tenido éxito, ahora que ya sabía cómo hacerlo. Pero el éxito no te enseña nada. Es la verdad. El fracaso es de lo único que aprendemos. Es muy duro, yo tengo miedo del fracaso, todos lo tenemos, es humano. Pero es el único buen profesor, porque cuando tienes éxito es genial, pero cuando piensas en las razones por las que una serie tiene éxito… No lo sé. Cuando fracasas está mucho más claro: hemos fallado por esto, por aquello…

Better Call Saul

Bob Odenkirk en Better Call Saul.
Bob Odenkirk en Better Call Saul.

Con Better Call Saul al principio pensábamos que sería una sitcom con episodios de media hora, aprovechando el personaje loco de Saul Goodman y sus clientes. Pero al final no estábamos cómodos con la idea porque Peter y yo no somos escritores de comedia pura. Al final nos dimos cuenta de que no queríamos hablar de Saul Goodman, sino de la persona que era antes de convertirse en esa caricatura de abogado. Así que tener tiempo para hacer inicios en falso y volver a empezar es genial.

Creo que es una gran idea que la línea temporal de Better Call Saul se cruce con la de Breaking Bad, pero ya no estoy en la sala de guionistas.

El final de esta temporada va a ser algo grande. Pasan cosas muy oscuras.

Raven, el nuevo proyecto de Vince Gilligan

El líder sectario Jim Jones.
El líder sectario Jim Jones.

Se supone que estoy escribiendo algo llamado Raven. Quizás recordéis las terribles muertes en Jonestown, donde la secta de Jim Jones cometió lo que llamaron un suicidio revolucionario. En realidad fue un suicidio y muchos asesinatos. El proyecto se basa en un libro que habla de ello. Lo escribió un periodista del San Francisco Chronicle que estaba allí, y de hecho miembros de la secta lo hirieron en el brazo.

Summary
Photo ofVince Gilligan
Name
Vince Gilligan
Job Title
Creador de Breaking Bad.
Comparte este artículo:

Laura Rangel

Periodista y estratega del marketing digital. Escribe raro, fotografía seres humanos, toca el ukelele, cría periquitos. Además de en El Último Grito, puedes encontrarla en Linkedin y Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies