Querido Ringo Starr…

Crónica del concierto de Ringo Starr & The All Starr Band en el Palau Sant Jordi

Barcelona, 26 de junio de 2018

Querido Ringo Starr:

Antes de nada agradecerte que te pasaras por Barcelona para que pudiera saldar mi deuda beatleniana de finalmente verte en directo. Te quiero mazo y eres el vividor nº1 del Rock’n Roll.

Molas.

Ahora hablemos del concierto en sí, bandido:

  • Cantaste la friolera de 11 temas (la mitad exacta del concierto de hora y media), algunos mejor que otros, siempre con esa posturilla de guiri que se ha tomado un par de copazos y se desmelena en el karaoke del hotel todo incluido y haciendo el signo de la paz cada media estrofa (ni Axl Rose). La otra mitad de los temas te los pasaste haciendo de batería-florero mientras todo el trabajo lo hacia el bestiajo de Gregg Bisonette. ¡Menudo batería!

Cartel del concierto en Barcelona de Ringo Starr and the All Starr Band.

  • No puedo decir que no supiera lo que me esperaba, hace ya más de veinte años que paseas tu All Starr Band por todo el mundo (de Tel Aviv venías, como se entere Roger Waters) y el concepto es claro: músicos de primer orden y con pedigrí, acompañándote en tus canciones y dándote un respiro interpretando los hits de sus bandas. Y claro, a veces se trata de Jack Bruce, de Joe Walsh o del puto Levon Helm, y otras veces como el pasado martes, te tragas al bajista de 10cc o a un tío de Men At Work. Pues eso.
  • El que más curró fue el muti instrumentista/becario Warren Ham, haciendo unos estupendos coros agudos, tocando teclados en Don’t Pass Me By cuando a ti ya no te apeteció, soplándole al saxo y (oh shit!) la flauta travesera. Llegado a este punto debo plantarme y decir que la flauta travesera no es Rock’n Roll.

  • Quizá los mejores momentos fueron cuando el teclista Gregg Rollie tomó las riendas y se marcó un par de clásicos de Santana (en uno de ellos te fuiste al camerino, sin molestarte en tocar la batería sin micros, pillín) y hubo una interacción muy chula entre él y Steve Lukather (guitarra).
  • Lukather, súper guitarrista, yo no sirvo ni para cambiarle las cuerdas, pero no cuesta nada sacarse los solos de Harrison o como mínimo currarse un poco un sonido más 60s, más Beatles. Hoy en día hay maquinitas digitales que lo imitan muy bien, pero por otro lado creo que os podéis permitir un par de amplis bien apañaos para estos menesteres.
  • With A Little Help From My Friends es una de mis canciones preferidas del universo, pero se te veía con tanta prisa por irte a contar billetes y a cenar algo vegetariano (mucha oferta en Barcelona, debiste disfrutar) que no me emocioné demasiado en mi momento más esperado del concierto. Sorprendentemente, Yellow Submarine consiguió arrancarme una lagrimilla. Yo qué sé.

  • Quizá los mejores momentos fueron cuando el teclista Gregg Rollie tomó las riendas y se marcó un par de clásicos de Santana (en uno de ellos te fuiste al camerino, sin molestarte en tocar la batería sin micros, pillín) y hubo una interacción muy chula entre él y Steve Lukather (guitarra).
  • Lukather, súper guitarrista, yo no sirvo ni para cambiarle las cuerdas, pero no cuesta nada sacarse los solos de Harrison o como mínimo currarse un poco un sonido más 60s, más Beatles. Hoy en día hay maquinitas digitales que lo imitan muy bien, pero por otro lado creo que os podéis permitir un par de amplis bien apañaos para estos menesteres.
  • With A Little Help From My Friends es una de mis canciones preferidas del universo, pero se te veía con tanta prisa por irte a contar billetes y a cenar algo vegetariano (mucha oferta en Barcelona, debiste disfrutar) que no me emocioné demasiado en mi momento más esperado del concierto. Sorprendentemente, Yellow Submarine consiguió arrancarme una lagrimilla. Yo qué sé.

De nuevo, reviso todo el texto y me siento algo mal por poner tantas pegas a tu concierto. Ya te he dicho que sabía a lo que venía, además yo no soy nadie y tu eres un Beatle. Y eso, hoy en día, solo pueden decirlo dos personas en el mundo. Y hablando de eso, ¿qué tal una girilla conjunta? Te lo pasarías genial, verías mundo y podrías comprarte esa isla griega que te hace tilín. Qué cojones, podrías comprarte Grecia entera con el pastón que harías. Además, seguro que te hacen una buena oferta, que está la cosa mu malica.

Lo dicho, que cómo no te voy a querer, Ringo Starr.

Comparte este artículo:

Pedro Sánchez Tuomala

Músico, melómano y agitador de conciencias. Confinado en Menorca, la Isla Donde Nunca Pasa Nada, se pasa los días escuchando cassettes de KISS en la playa y las noches entreteniendo a guiris con mediocres versiones de Johnny Cash. Puedes seguirlo en Facebook e Instagram.

Un comentario sobre “Querido Ringo Starr…

  • el julio 17, 2018 a las 5:37 pm
    Permalink

    Exitazo de post, Pedro! Muchas gracias por estrenarte en El Último Grito!
    Tus fans esperamos ansiosos nuevas entregas 😉

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies